3 de febrero de 2017

CARTA ABIERTA A OPOSITORES. TODO COMIENZA CON UN SUEÑO.

Imagen extraída del siguiente enlace: Pinterest


Estimado Poeliterato:

Una de las cosas más duras que existan en la vida es una oposición.  Es una afirmación y una realidad. No solo por lo que tienes que estudiar y memorizar hasta llegar a los límites de tu mente, sino también por todo lo que te pierdes durante esos dos, cuatro, seis, ocho o diez años de tu vida y esa eterna sensación que nos rodea y nos dice: No puedes. Porque seamos realistas, mientras estamos en una fase de oposición el mundo nos da un poco igual. Son los temas, los ejercicios prácticos y las programaciones los que nos quitan el sueño, la alegría y en general, las ganas de vivir.


Día a día, noche a noche, con jornadas de más de cinco horas en el peor de los casos, más de ocho en el mejor, sin festivos y casi sin vacaciones, a lo que tenemos que sumar la carga de un contrato precario como interino y nuestra familia, es la realidad a la que se expone cualquier opositor.

Es decir, tenemos que ser capaces de ser unos docentes excelentes en nuestro trabajo y después, estudiar, pero lo que tenemos que estudiar no es algo nuevo, al contrario, es un tema que nos lo hemos estudiado en innumerables ocasiones, sin embargo siempre tenemos la sensación de que no es así. Una semana sin repasar ese tema hace que se convierta en un tema nuevo. Nuestro agobio no hace nada más que aumentar.

Por otra parte está la lucha psicológica que sufre un opositor porque hay dos enemigos. El primero y más importante eres tú. Tú cabeza te dice que no puedes con tantos temas, que vas a suspender debido a que son tantos temas contra tanta gente que existen muy pocas posibilidades de que caiga el tema que quieras junto a los comentarios que te gustaría, que vas a aprobar sin plaza, puesto que ya te ha pasado varias veces o, si tienes experiencia, haces cálculos para saber si podrás trabajar o no durante todo el curso que viene. Es lógico y normal que lleguemos a pensar todo esto, mas no nos engañemos... estamos buscando excusas para bajar los brazos y disfrutar de nuestra vida.

Si a todo esto añadimos que los opositores nunca han estado ni nunca estarán unidos, prefieren ir por separados,  la cosa se complica aún más. El sistema de oposición es injusto según todos los opositores con los que hables. Ahora, la pregunta es ¿cuántos quieren cambiarlo? Pues la respuesta más sincera será que solo quieren cambiarlo aquellos que tienen muy poca experiencia laboral o ninguna, porque muchos de los llamados “dinosaurios” no es que no quieran, es que directamente se aprovechan de eso.

Esto nos lleva a que la lucha psicológica de un opositor es simplemente bestial. Empezamos por los compañeros que apenas se hablan porque son “rivales”. Sí claro “rivales”. Hay cien, cincuenta o veinte, cinco  plazas de tu especialidad (e incluso solo una plaza) y esa persona que es tu compañero, que la conoces desde hace años y que puede que la veas día a día,  es la persona que justamente te va a "robar" tu plaza. Quizás, y solo quizás, si trabajásemos en equipo y pudiésemos saber cuáles son nuestros puntos fuertes y nuestras debilidades llegaríamos el doble de preparados para el ansiado día. Porque cada opositor es un mundo y la forma de prepararse los temas también. Son muchos temas con muchas variantes; por tanto, estudiando juntos lograríamos mucho más apoyo (lo sé por mi propia experiencia).

Por último, no podríamos olvidarnos del típico opositor que directamente quiere minar tu moral. Muchas son las maneras, la principal es recordarte que tiene más experiencia que tú por lo que solo aprobando con plaza estarás delante de él, aquel que te pregunta cómo vas, qué vas a programar, cuántos temas te vas a estudiar, etc….  pero jamás te dará datos sobre su manera de opositar...

Alejémonos de ese tipo de personas.

La ayuda debe ser recíproca, porque buscamos apoyo, no hablar sobre oposiciones. Y por supuesto, el intelectual. Ese opositor que dice que aprueba sin estudiar porque es sumamente inteligente y quiere hacerte pensar que si tú no lo haces es porque no eres lo suficiente inteligente. Ese opositor que tiene su discurso tan bien preparado que te dice que no tiene la plaza precisamente por eso, porque no estudió. Estupendo pues, eres un genio, pero un genio sin plaza. Engáñate todo lo que quieras pero tú no caigas en ella. Si eres interino y lees estás líneas sabrás a lo que me refiero e incluso tendrás tus propias anécdotas.

A modo de conclusión solo queda decir que sí se puede. Todo es cuestión de quererlo, buscar tu oportunidad, conócete a fondo y sé capaz de imaginar tú éxito. Tú eres tu mayor enemigo, pero a la vez eres la única persona de solucionar el problema. Es fácil de decir pero muy difícil de hacer por lo que te digo, como funcionario en prácticas, que igual que una mosca intenta romper a cabezazos el cristal hasta encontrar una salida, tú también puedes porque todo comienza con un sueño.

Tú puedes lograrlo, confiamos en tu capacidad de superación. Cree en ti mismo y, por favor te pedimos, no escuches a las personas que dices que no puedes hacerlo. No merece la pena, ya que perderás tiempo en saber que solo te dijeron eso para que perdieras tiempo (y tal vez, solo tal vez, ni siquiera se plantean  que han conseguido que hayas perdido tiempo, puesto que no saben el esfuerzo que estás dedicándole a nuestro sueño, tu sueño).

Por todo esto, os queremos pasar un vídeo que no está dirigido a vosotros, sino a las personas que solo se dedican a decir que "Tú no puedes". Creedme, se puede y lo conseguiréis.

Vídeo extraído del siguiente enlace:
Atentamente,
Juan Miguel López León.


No hay comentarios:

Publicar un comentario